“Cuñas Davia”: historia en cada copa de vino

Pasado, presente y futuro se aúnan en el paladar de los vinos de estos viñedos, cuyos inicios datan hacia el año 1158, en el Monasterio de San Clodio del Ribeiro D’Avia.

Una vista de los viñedos desde el interior de Cuñas Davia
Fuente: Google fotos

La bodega Cuñas borda -con hilo dorado- sus orígenes en las páginas de la enología desde el siglo XIII; época de la que data la construcción de su célebre y enhiesta bodega. Impulsora del esplendor económico de la región de Ribeiro, edificaciones y viñedos fueron pasando de manos hasta ser reunificados, a mediados del siglo pasado, gracias a Don Antonio García Soto. Gran conocedor de las propiedades únicas del valle del Avia.

Una vez unidos y dotados de la impronta y el carácter que marcan su singularidad, fue su hijo, Antonio García Carrasco, quien prosiguió con los cuidados e instauró la sofisticación de las dulces y suaves curvas de Cuñas. Hasta que, en 2004, -y antes de retirarse- junto a sus hijos, funda Valdavia (nombre de la propiedad actual resultante) con el objetivo de situar a la zona en el candelero y trono que merece. Así restauró los edificios que componen la bodega actual, siempre protegiendo con el máximo respeto a cada centímetro cuadrado. Albergantes privilegiados de siglos de sabor e historia.

“Restaurada con el máximo respeto a cada centímetro cuadrado, albergantes privilegiados de siglos de sabor e historia”

Alberto Úbeda, gestor actual de Cuñas Davia.
Fuente: vinosdoribeiro.es

Los viñedos de Valdavia están compuestos por más de 2 hectáreas, que abrazan la bodega de Cuñas con sus verdes y cálidos brazos. Una trayectoria vital de más de 800 años. La orientación, el enclave inimitable a la altura ideal, sus suelos graníticos -de baja concentración de agua- permite una comunión armónica del vino y una calidad natural capaz de reenamorar al paladar más desquitado y ajeno.

Vivir el sabor es una experiencia única. Una ruta allende los misterios de la vida y la naturaleza. Es navegar, afanosos, entre los encantos del vientre de la tierra. En Cuñas Davia es posible experimentar el naufragio del alma ante la creación humana; rendida ante la exquisitez de las semillas y el devenir inconfundible de algo único. A través de su sitio web es posible solicitar rutas por sus instalaciones y experimentar el mejor enoturismo en el propio corazón de Ribeiro.

Los marcados signos de vida, vanguardia y dedicación de sus vinos, son la razón de ser de Cuñas D’Avia; fruto y diferencia de la fe en algo más que una tierra

Los viñedos únicos de Cuñas Davia.
Fuente: vinosdoribeiro.es

Los marcados signos de vida, vanguardia y dedicación de sus vinos, son la razón de ser de Cuñas D’Avia; fruto y diferencia de la fe en algo más que una tierra. La claridad pura de su blanco, el carácter indómito de su tinto o la sinuosidad de los taninos de su Barrica, componen una auténtica bossanova de vivencias y sentidos. Un puzle de tradición y clase. Si la tierra escogiera su silueta y retrato, si tejiera su propia elegancia o compusiera una única y sutil sinfonía, sin duda se inspiraría en las estampas inolvidables y el diminuto rocío risueño de las hojas de los viñedos de Cuñas y Valdavia.


Alberto Castellar. Periodista y redactor de Agencia CocoGlobalMedia para MZMagazine. 2020.

Todavía No Hay Comentarios

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.