El consumo de la vitamina C se ha disparado con el coronavirus. La mandarina junto con la naranja además de deliciosas nos aportan grandes dosis de esta vitamina. ¿Pero sabes cómo llegó la mandarina desde China a nuestras tierras? Un valenciano tiene la «culpa» de que podamos disfrutar de todo su sabor.

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el verdadero verdadero origen de las mandarinas y cómo llegaron a Valencia? Pese a ser una fruta muy consumida en la capital del Turia esta proviene de China.

Estos días de confinamiento ha aumentado el consumo de vitamina C y alimentos que la contienen. Las propiedades y beneficios de la vitamina C hace que la mandarina y la naranja sea un alimento muy consumido.

Pero que la mandarina se encuentre hoy en nuestros campos y en nuestra mesa se lo debemos al valenciano Josep Polo de Bernabé i Borràs, que fue quien la introdujo en nuestro continente en el siglo XIX. Desde muy joven fue heredero de tierras familiares donde destacaban algarrobos, vides y olivos. Pero fue en 1835 cambió sus árboles por mandarinos. Polo tenía propiedades en Burriana, Villarreal y Almenara. En total 2500 hanegadas de tierra cultivada y extensas plantaciones de arroz en distintas localidades de La Ribera.

Aunque hacía un par de años que se conocía esta variedad pero, el verdadero impulsor fue Josep Polo de Bernabé i Borràs, quien le dio repercusión sobre todo en la Plana de Castellón, concretamente en Villarreal. Y fue desde este municipio donde extendió la mandarina a otros territorios y provincias, así como a otros países europeos como Francia, Inglaterra, Alemania o Suiza, entre otros.

Pero a Polo no solo le debemos que a día de hoy disfrutemos de esta jugosa fruta sino también de otros grandes adelantos en el ámbito agrícola valenciano. Él fue uno de los primeros agricultores españoles en utilizar en 1850 guano de Perú, superfosfatos y diferentes abonos naturales que ayudaron a mejorar la fertilidad de la tierra, aumentando así la producción notablemente.

El guano es una clase de abono formado por heces de determinadas aves marinas que se encuentran en varias islas del África Austral y en las costas del océano Pacífico de América del Sur, especialmente en Perú. Pese a ser de los primeros en darle utilidad en los huertos valencianos, fue Francisco de Liano y Vague quien lo introdujo al ofrecer muestras del estiércol a la Sociedad Económica de Amigos del País para su estudio y experimentación en cultivos. Este abono se convirtió en el principal fertilizante de las tierras valencianas, denominando a cualquier tipo de excremento válido para la huerta como “guano”.

También hay que destacar además que fue pionero en envolver las naranjas en papel de seda blanco y en utilizar cajas de maderas para exportar el producto patrocinado por el naviero valenciano Josep Aguirre Mariol desde el puerto de Valencia. Aquellas cajas eran de gran tamaño midiendo las primeras más de un metro por cuarenta centímetros de alto y treinta y cinco de alto. Dependiendo del tamaño, podían contener cada una de ellas entre 420 y 1064 unidades. A finales del siglo XIX los navíos usados para transportar la fruta fueron sustituidos por el ferrocarril.

Y así fue como el naranjo mandarinero pasó de ornamentar jardines privados a ser la base de una agricultura de comercio tanto en la Comunidad Valenciana como en otros lugares a lo largo del Mediterráneo.

Josep Polo de Bernabé i Borràs, comerciante, escritor, terrateniente y político, falleció el 4 de octubre de 1889 en Villarreal. En el pueblo valenciano donde nos dejó se alzó en 1949 un monumento reproducido a tamaño natural en su honor. Como recuerdo de su labor en la mano sostiene unas mandarinas que muestra a los viandantes que le visitan en el jardín de la Iglesia de San Pascual. Detrás de la estatua, grabado sobre la piedra se puede leer: “Por suscripción popular se ha erigido este monumento como recuerdo del ilustre economista y sabio agricultor que eligió esta ciudad para introducir el cultivo de la mandarina en España.»

Marta Landete (directora de Top Valencia y autora de Curiosidades de la C. Valenciana)

Todavía No Hay Comentarios

Deja una Respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.