La del 31 de diciembre es sin lugar a dudas una de las noches más especiales. Despedimos el año y damos la bienvenida al nuevo con el ritual de las uvas y las campanadas. Pero además, entre tanto confeti y cotillón, son muchos los que confían su suerte amatoria a la tradición de llevar ropa interior de color rojo. Te explicamos su origen.

Una de las costumbres más populares de la última noche del año, en cuanto a ropa se refiere, es la de llevar ropa interior de color rojo. Con el rojo pasión, ese rojo tan vinculado al amor y a los deseos más ardientes, nos garatizamos segun cuentan atrapar la buena suerte para el año que comienza. Pero, ¿cuál es el origen de esta curiosa tradición? Puede que pienses que se trate de una invención reciente ideada por algun ávido comerciante. Pues no es así. Para encontrar sus orígenes tenemos que remontarnos hasta la Edad Media, esa época plagada de prohibiciones, principalmente para las clases más bajas por supuesto. El color rojo se relacionaba antiguamente con el demonio y la brujería por lo que se llegó a prohibir incluso llevarlo en la ropa.

No obstante, durante esta época, se empezó a creer que, durante el invierno cuando todo está blanco y no hay color en las calles, llevar algo de color rojo, atraía la buena suerte ya que el rojo, era un símbolo de vida y de fortuna. Al estar prohibido, para evitar que fuera apreciable a simple vista la gente optó por utilizarlo “en la ropa interior”.

La costumbre de la lencería roja fue cogiendo mucha más fuerza con el paso del tiempo hasta llegar hasta nuestros días. Ahora todo el mundo suele regalar a sus parejas esa prenda para así atraer la buena suerte.

Ya sea para empezar el Año Nuevo, celebrar la Nochevieja o disfrutar de una noche de pasión, regalar lencería roja a tu pareja es una fantástica manera de atraer la suerte, el amor y el deseo.

—Nuestros expertos de Egolalá Valencia te cuentan todos los secretos del erotismo en MZ Magazine.